Amarrados al amor: con consentimiento todo es sexy

¿Cuántas veces han escuchado que el consentimiento le quita lo sexy a la vida? Que como vas a preguntar si puedes dar un beso en vez de robarlo, que eso es más bien mata pasiones y no sé qué más.


A principios de 2022 se estrenó la película Amarrados al amor o Love and leashes, una comedia romántica sobre el placer, el sometimiento, y sobre todo el consentimiento. A la cinta original de Netflix le fue muy bien, aunque no hizo tanto ruido como producciones seriales coreanas en la plataforma (conocidas como doramas o k-dramas, como El juego del calamar). Y desde que salió estoy con que quería escribir al respecto, pero la vida, ya saben.


Amarrados al amor está basada en un webtoon (osea, un cómic en internet) llamado Manía Secreta. Sigue la historia de dos compañeros de trabajo Jung Ji-woo (Seohyun) y Jung Ji-hoo (Lee Jun-young) que se encuentran amarrados (ja) a un juego de dominación y sumisión extremadamente sexy y respetuoso.


No quiero decir que esta película es todo lo que 50 sombras de Grey pudo haber sido, pero... es todo lo que 50 sombras de Grey pudo haber sido.



Desde los créditos, la película tiene las vibras de un dorama de amor. Si ya los han visto, saben a qué me refiero, pero si no: mucho color, luz, risas. Pero en vez de tener 16 episodios de hora y media, dura menos de 2 horas (excelente si no saben si les gustarían los doramas y no se quieren comprometer tantas horas).


Jung Ji-woo y Jung Ji-hoo son compañeros de trabajo en una oficina típica, como todas las oficinas que han salido en todas las películas con un jefe misógino y pesado incluido. Como sus nombres son casi iguales, ella recibe un paquete que iba para él y adentro descubre... un collar de perro, con picos y un papel de la tienda de juguetes sexuales de la que salió.


Aunque él está muy avergonzado, le confiesa que le gustan los juegos de dominación y sumisión, que le encanta ser dominado pero no puede hacerlo así como así porque no ha encontrado a alguien que no lo trate de pervertido y que ella sería una gran "ama".


La reacción de ella, y la de toda la película, me parece genial. Nunca lo juzga, simplemente le da curiosidad y se pone a aprender ella misma al respecto. Como está aburrida en su vida y genuinamente le llama la atención, le dice que sí. Ojo, el sí es a la relación de dominación, no hay relaciones sexuales incluidas.


Y a partir de ese momento esta película colorida y tonta se convierte en una de las más sexys que he visto en toda mi vida. Como buena comedia romántica, no se besan en las casi dos horas de trama, pero el juego al que juegan y la importancia que le dan al consentimiento todo el tiempo es... 🥵🥵🥵 (no tengo palabras para expresarlo, pero sí emojis).




La directora y escritora (junto con Lee Da-hye) Park Hyun-jin no solo explora el asunto del consentimiento entre ellos, sino la reacción del mundo ante esta 'perversión', como en el caso de una mujer que disfruta ser dominada pero los hombres que lo saben lo ven como una oportunidad para abusar de ella.


Como en nuestros protagonistas los roles están invertidos (ella dominante y él sumiso), la cosa se siente más fantasiosa, fácil e incluso deseable. Además, el hecho de que sean así en su juego, no les quita dimensionalidad en la vida cotidiana (como en el caso de Christian y Anastasia que él es siempre dominante y ella siempre sumisa).


Esta es una comedia romántica, así que no es spoiler... ¿cuando por fin se dan un beso? Maravilloso, sublime, poetic cinema, como diría Tarkovsky.


Háganse un favor y véanla para pasar un buen rato, pero también para repensar el asunto del consentimiento en sus vidas. Es bonito, y es sexy.




44 visualizaciones